Desde el Sur se pueden promover estándares propios para la agropecuaria que limiten la dependencia de países desarrollados